Otro cliente pa la colección

Madre mía, que día tuve ayer!!! Primero la rabia y tristeza por la no mejora de mi madre (historia muy larga que puede que algún día cuente, para haceros una idea, llevamos cuatro años luchando por algo que tiene mi madre en el estómago y no sabemos lo que es, pesa algo mas de 40 Kg contando que ella pesaba mas de 90 kg, los médicos no dan con lo que tiene, y se limitan a hacer que no tiene operación) puede que me quede sin vacaciones por quedarme con ella a pesar de tener todo pagado y me estoy pensando el dejar de trabajar para atenderla y ocuparme yo de la casa, si no lo hago ahora, luego las lágrimas no me servirán de nada. Total que un bajón tremendo. Pero poco a poco logré tranquilizarme.

Eran las 18:30 mas menos y entra por la puerta un chico encantador, to mono él, con sus oros relucientes, su camiseta negra marcando sus músculos y con la sonrisa en la boca. Se me sienta aquí y me pregunta sobre chaletes. Con su simpatía y mi agrado :D acabamos hablando de todo menos del tema interesado (chaletes). Ya hablando de coches le dije, mira te lo voy a contar hombre, y me dice, sí, si no tenemos nada que hacer, ¿tienes una cervecita por ahí? – pues mira no, pero si quieres nos fumamos un cigarrito. Amos ahí ese cigaillo :D Le conté el coche que me había comprado mi padre, en que consiste mi trabajo y que soy una tocina al volante :D Y él a parte de decirme que su “parienta” vive en Valencia, me dijo que es obrero :P y es que no me podéis negar que hay cada obrero que telita eh!!