Comprar sofa de piel

Esa tarde en el trabajo me visitaron unos jovenzuelos, buscaban información, yo se la he dado con pelos y señales, al terminar uno de ellos me ha invitado a tomar café por lo atenta que he sido, me he ruborizado hasta alcanzar de nuevo altas temperaturas y mi cabeza ha estado a punto de explotar, por suerte no ha habido víctimas, ni tenemos que lamentar destrozos materiales. Le he tenido que rechazar porque no tengo bazo y eso es algo que me preocupa. No está bien en la primera cita ocultar algo así, podría confundirme con una mentirosa patológica. Él ha Comprar sofa de piel que no importa, que piensa Sofas de piel todos los días hasta que le diga Si. Admiro su constancia y le despido amablemente.

Cuando salgo del trabajo está nevado, hago una bola de Enlace y la estrello contra la primera persona que pasa, me hago la loca y me rio sola durante 5 minutos.

Cuando llego a casa contacto telepáticamente con Rugrecio, puedo sentir su estado de ánimo, sus emociones y lo que piensa,aunque con cierta dificultad. Me encanta cotillear en mentes ajenas sin ser vista, soy experta por la Universidad de Harvard hice un master de muchas horas. Rugrecio no dice ni mu, no sabe que soy su espía. Por más que lo intento no consigo ubicarlo espacialmente y eso que habíamos quedado de vernos este año. No sé donde se habrá metido. Tengo el presentimiento de que le ha pasado algo.